¿Qué es el turismo rural – comunitario y cómo apoyarlo?

Gracias a la riqueza en patrimonio natural y cultural que posee Colombia, es posible llevar a cabo un tipo de turismo rural, que es desarrollado por sus habitantes e impulsa el crecimiento turístico sostenible de sus territorios.

0
490

Colombia es uno de los 17 países denominados como megadiversos, que son un grupo de países que alberan el mayor índice de biodiversidad a nivel mundial; gracias a su ubicación geográfica, Colombia posee el 10% de esta biodiversidad repartida entre fauna y flora que convive en diferentes ecosistemas, convirtiendo al país en un destino turístico apetecido.

Por esta razón, a lo largo de la historia se han adecuado lugares con potencial turístico para el recibimiento de visitantes tanto locales como extranjeros, llevando a cabo de la manera más responsable estrategias que garanticen el bienestar del hábitat natural de la fauna y flora que hace parte de los ecosistemas.

Le puede interesar: Talleres de confección fomentan el empoderamiento de la mujer indígena

Por consiguiente, es posible llevar a cabo a lo largo y ancho del país un tipo de turismo llamado turismo rural y comunitario, que consiste en destacar los atractivos de las zonas rurales del país, cuyos principales actores son las comunidades que habitan estos lugares e impulsan la actividad turística, beneficiándose de la retribuciones económicas que garantiza el desarrollo turístico sostenible de la zona.

Hay que tener en cuenta que las comunidades rurales están conformadas por campesinos, resguardos indígenas, comunidades afrodescendientes y todos aquellos que viven en veredas, pueblos y demás lugares alejados de las grandes ciudades, que encuentran en el turismo la forma de generar ingresos complementarios a sus actividades económicas diarias, conservando y protegiendo los recursos culturales y naturales de su territorio.

¿Cómo impulsar el turismo rural y comunitario?

Una forma de impulsar la actividad turística de las zonas rurales del país, es por ejemplo escoger uno de los 32 departamentos y visitarlo más allá de las típicas zonas turísticas, ya que esos lugares son conocidos y tienen cientos de visitantes no solo durante las temporadas altas del año, sino también en las bajas, lo cual contribuye al posicionamiento turístico del país, pero hay que recordar que no son los únicos lugares que se pueden visitar.

Por consiguiente, darse la oportunidad de ampliar los horizontes más allá de los lugares típicos para vacacionar, es conocer el país más a fondo, impulsar el turismo rural y comunitario, que conlleva a contribuir actualmente a la reactivación económica de las familias que habitan estos lugares y se esmeran por ofrecer la magia de sus territorios en términos turísticos.

Otra forma de impulsar el turismo rural y comunitario, es enterarse de los proyectos que se llevan a cabo en cada uno de los lugares, para contribuir como voluntarios o realizando donaciones que harán crecer y le brindarán la oportunidad a estos lugares y sus habitantes de ubicarse en la agenda turística.

Así, hay más formas de contribuir a fomentar el crecimiento y reactivación económica de las zonas rurales, solo es cuestión de disponerse a abrirle las puertas a todos los lugares de Colombia, visitándolos y respetando su cultura y formas de concebir sus territorios.

Por otro lado, en cuanto a la situación actual, es recomendable investigar primero los términos de reapertura turística, así como la realización de los protocolos de bioseguridad, acompañados de los cuidados ambientales específicos para cada lugar que se visite, recordando que aunque se está de paso es el hábitat de la fauna y flora, que hace parte de la biodiversidad del país.

Por: Isabella Durán. Periodista.

Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here