¿Qué servicios ecosistémicos brindan los manglares y arrecifes coralinos?

Poseen la capacidad de proporcionar protección ante desastres naturales como huracanes o tsunamis y contribuyen a la seguridad alimentaria de las comunidades que habitan en islas. Identificar los factores que los deterioran es de vital importancia.

0
430
Foto por: Awake Travel- https://cutt.ly/wjRdDG8

Los manglares y arrecifes coralinos son reconocidos por su importancia para el desarrollo de proyectos sostenibles, debido a su capacidad de adaptación al cambio climático, a su contribución para suavizar la fuerza del oleaje y a la disminución del riesgo y efecto de los desastres naturales, actuando como una muralla natural ante huracanes o tsunamis para que las consecuencias sean menos devastadoras.

Otro aspecto importante de estos ecosistemas, es que pueden constituir una fuente de seguridad alimentaria para los habitantes de las islas, ya que al ser el hábitat de una gran diversidad de peces, se convierten en “granjas naturales” para la producción natural y autóctona de diferentes especies de fauna marina.

Le puede interesar: Isleños recibirán pago por contribuir a la recuperación de ecosistemas

Esto se evidenció a raíz de la emergencia sanitaria generada por COVID-19, ya que muchas familias que habitan islas como San Andrés, Providencia y Santa Catalina, perdieron los ingresos económicos que provenían del turismo y por ende, su principal fuente de sustento fueron estas granjas naturales.

Sin embargo, aún es necesario continuar con la valoración económica ambiental para plantear con mayor exactitud los beneficios monetarios de los servicios ecosistémicos para hacer más visible su importancia, aportar bases para entender el sistema rentable de esta actividad e invertir en soluciones basadas en la naturaleza a través de la conservación, la rehabilitación y el fortalecimiento de los arrecifes coralinos y manglares.

Por otro lado, respecto a la función protectora de los manglares, el paso del huracán Eta y el huracán Iota, demostró en San Andrés que la presencia de estos ecosistemas contribuye a la mitigación del riesgo ante desastres naturales, ya que aunque se registaron vientos de hasta 39 nudos (72 km/h), gracias a un árbol de mangle se evidenció la disminución de la velocidad del viento a 6 nudos (11 km/h).

La investigación llamada “Evaluación de servicios ecosistémicos asociados con el ecosistema de manglar en bosques con régimen hídrico contrastante en una Isla oceánica de la Reserva de Biósfera Seaflower”, evidenció la función protectora que cumplen los manglares con respecto a la biodiversidad, al mostrar que en Old Point Regional Park hay una alta presencia de especies marinas herbívoras como el pez loro.

En cuanto a los arrecifes de coral, es importante mencionar que para el caso de las islas que conforman el Archipiélago de San Andrés, identificar la muralla coralina como un elemento protector favorece la idea de apoyar proyectos de restauración que contribuyan a tener un arrecife sano. Además, se garantizaría un sistema de playas más fuerte, con una superficie menos desgastada y con la capacidad de proveer seguridad alimentaria a los habitantes de la zona.

Varios estudios realizados por la Universidad Nacional de Colombia Sede Caribe en las expediciones de la Reserva Seaflower a la isla Cayos de Serranilla, la isla Cayos de Alburquerque y la isla de Providencia y Santa Catalina, han servido para determinar que la barrera de arrecifes coralinos cumple un importante papel en la protección de las costas. Por ejemplo, puede llegar a disminuir la altura de las olas que golpean fuertemente en la parte externa de la barrera, pasando en algunos casos de 5 metros a 50 centímetros.

Las investigaciones llevadas a cabo desde la UNAL Sede Caribe, están enfocadas a registrar la composición de los arrecifes con el fin de aportar a la formulación de estrategias a través de las cuales se pueda aprovechar, conservar e incrementar los servicios ecosistémicos de las barreras de coral.

Para lograrlo, se emplean técnicas tradicionales combinadas con herramientas de las nuevas tecnologías digitales como la fotogrametría, que es una técnica de diseño que utiliza fotografías para estudiar y definir con exactitud la forma, el tamaño y la posición en el espacio de un objeto cualquiera.​ Por ende, esta técnica permite reconstruir la estructura 3D del arrecife a partir de imágenes, que permiten estudiar más a fondo las diversas funciones de estos ecosistemas.

Este trabajo también se lleva a cabo con el apoyo de investigadores en Australia, gracias a la beca de intercambio doctoral de la Australian Academy of Science. La conexión entre países, enriquece las investigaciones acerca de los arrecifes, ya que Australia posee la barrera coralina más grande del mundo y Colombia la tercera.

Por: Isabella Durán Mejía. Periodista.

Editor: Karina Porras Niño. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here