Rectores: los líderes que transforman la sociedad desde las aulas rurales

Nuestros micrófonos recibieron a Nadia Catalina Ángel, coordinadora de gestión del conocimiento en la línea de liderazgo educativo de la Fundación Empresarios por la Educación. Nadia nos contó cuál es el papel de los rectores y líderes, los desafíos que estos enfrentan y el vacío que hay desde el Estado para el desarrollo educativo de las zonas rurales.

0
1194
YouTube

La Fundación Empresarios por la Educación tiene una trayectoria de más de 15 años en el sector privado y público estableciendo alianzas para que niños , niñas y jóvenes accedan a una mejor educación y con mayor calidad. En su proyecto Rectores: líderes transformadores dan a conocer los principales retos que tiene la educación rural en el país, desde el punto de vista de la parte directiva.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la educación rural?

De acuerdo con los procesos educativos que acompaña la Fundación son múltiples y diversas las situaciones a las que les deben de poner pecho los rectores de las escuelas rurales del país. Por ejemplo, en la Escuela Normal Superior del Valle- Chocó, debido a la explotación de minas en gran parte del país, emergen trabajos informales que alejan a los jóvenes de la educación.

Gran parte de la población masculina se dirige a las minas para trabajar en ellas. Además de esto, la prostitución es otro de los trabajos informales que se desarrollan a los alrededores del trabajo minero. En ambos casos, el recibir ingresos para sus familias aleja a niños y niñas de las aulas.

La llegada de los estudiantes al colegio es otro de los desafíos, debido a la cantidad de población rural dispersa, como sucede en la Escuela Normal Superior María Reina en Mitú, Vaupés. Las distancias y tiempos de desplazamiento en algunos casos son hasta de ocho días, viajando en diferentes medios de transporte; y adicional a esto, según la especialista, el problema también se presenta con la gestión de la manutención de los niños y niñas.

En la Institución Educativa Cornejo y la Institución Educativa Frontera, en Norte de Santander, el director tiene como primer desafío la constante movilidad de las personas que llegan por no más de dos meses, ya que lo que buscan es seguir desde Colombia hacia otras ciudades y países. Esto dificulta brindar educación a la población que se ubica en zonas de frontera.

El papel de los rectores

En el caso de la Institución Educativa Tambora en Risaralda, se identifica un alto número de población flotante. Esto se traduce en movilidad frecuente de los estudiantes quienes estudian por temporadas cortas e intermitentes durante el año. La pregunta es “¿Qué es lo que hace allí un rector y sobre todo, cómo podría funcionar una red de escuelas que puedan estar conectadas de manera que el estudiante pueda seguir su ciclo natural de aprendizaje”, afirma Nadia Catalina Ángel de la Fundación Empresarios por la Educación.

El impacto de la violencia y conflicto armando en instituciones como la Normal Superior Montes de María en San Juan de Nepomuceno, Bolívar, hace que el papel de un rector allí sea “reconstruir el tejido social que se ha roto. Un tejido social que está basado en la construcción de relaciones e interacciones que en un colegio deberían ser de confianza y afecto, y que aún no existen todavía”, explica la experta.

Por último, la inclusión educativa de población con diversidad étnica, específicamente en la Institución Educativa Andes de Cuaical en Nariño, ha sido un elemento importante en desarrollo. La inclusión de la comunidad indígena de Pasto y la conversión de conocimientos a través del liderazgo por sabiduría indígena, hizo que el rector de la institución fuera merecedor al premio Compartir al Rector en el año 2016.

¿Por qué la labor del rector es importante?

“Las investigaciones sobre las cuales fundamos nuestro programa Rectores: líderes transformadores dicen que la labor de un buen directivo docente depende entre el 40% y el 60% del éxito del desempeño escolar de un estudiante”, ratifica Ángel.

También, las decisiones que tome un directivo docente dependen en buena parte del desarrollo de las capacidades docentes. Un ejemplo de ello es el intercambio pedagógico entre docentes para precisar los conocimientos de cada estudiante. Con esto se puede potencializar la facilidad de aprendizaje de acuerdo a sus competencias, lo cual garantizará el desarrollo pleno del individuo.

Para la experta, en los últimos años las reformas han hecho que el papel del rector se centre más en labores administrativas, dentro de las que están la verificación de la planta física, inventarios, y papeleos. Esto hace necesario que, más allá de las labores administrativas que tiene el rector, éste se pueda centrar en su rol como orientador pedagógico.

¿Cuáles son los vacíos que hay desde el Estado?

  1. Debilidad en la infraestructura: como lo indica Nadia, cerca del 70% de las escuelas rurales no cuentan con alcantarillado, ni se acogen a los estándares internacionales que promueven un ambiente digno para el aprendizaje.
  2. Diseño de modelos pedagógicos pertinentes: es necesario, según la experta, romper los imaginarios que hacen que los jóvenes quieran salir de las zonas rurales a las urbanas, esto se puede hacer con referentes de vida que muestren que el desarrollo del campo también permite una óptima calidad de vida.
  3. Nombramiento de docentes: cerca de 18 o 19% de los docentes en el campo están en planta provisional. ”La alta movilidad que tienen los docentes hace que no sea posible llevar los procesos pedagógicos de largo aliento en una institución e incluso para quienes somos maestros no permite generar una raíz desde el trabajo sí sé que mañana me voy a ir”, afirmó.
  4. Paz: es necesario, según la coordinadora, pensar en serio el asunto de la paz, dejando de lado el dolor y curando las heridas de la guerra, esto nos ayudará a dejar de lado los mismos referentes y a evolucionar en la educación.

Por último, Nadia concluye mencionando que el proceso de educación compete a todos y todas; por ende, los empresarios podrían brindar recursos para mejorar la calidad de la educación, y el Gobierno, como garante de este derecho, tendría la responsabilidad de optimizar estos recursos, a fin de implementar proyectos de desarrollo para los estudiantes en las zonas rurales del país. (Le puede interesar: Los héroes en Colombia sí existen, son los profesores rurales)

Por: Camilo Aldana – Estudiante de Comunicación Social.
Editor: Lina María Serna -Periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here