Redes micorrizas, la forma en que las plantas se comunican entre sí

Tras las creencias ancestrales sobre la comunicación de la naturaleza consigo misma, se demostró científicamente que a través de una gran red de ayuda mutua entre hongos y raíces las plantas se conectan para intercambiar nutrientes, agua y carbono.

0
968
Foto por: Magzter - https://bit.ly/2JJP9aK

Desde tiempos ancestrales los pueblos originarios del mundo han creído en la comunicación del humano con la naturaleza y de la naturaleza consigo misma, lo que les ha permitido entablar relaciones de respeto y agradecimiento con todas las formas de vida. Sin embargo, no fue hasta hace más de dos décadas que se demostró científicamente que las plantas se comunican entre sí.

A partir de un estudio realizado en 1997 por Suzanne Simard, científica en la Universidad de Columbia Británica en Canadá, se confirmó la interacción existente entre las especies vegetales de los bosques, ecosistemas que  funcionan como una gran red que permite principalmente el intercambio de nutrientes.

Le puede interesar: El guáimaro, un aliado ancestral para garantizar la vida

Este complejo sistema se conoce como redes de micorrizas, que son asociaciones de ayuda mutua entre hongos y raíces; por las que viajan nutrientes, agua y carbono de una planta a otra siempre que estén conectadas. Además, gracias a otras investigaciones se descubrió que este intercambio no solo es entre plantas de la misma especie sino con otros ejemplares que necesiten de este apoyo natural.

Así mismo, se encontró que las especies vegetales también pueden recibir estímulos a través de sus hojas, que les permiten detectar compuestos orgánicos volátiles y transmitir señales que pueden llegar a manifestaciones de cambios genéticos de adaptabilidad o supervivencia.

Cabe resaltar que respecto a estas redes comunicativas los árboles longevos son los que más conexiones presentan. Por lo que la tala indiscriminada de bosques representa una amenaza no solo para la diversidad vegetal de los distintos países sino para el correcto desarrollo y conservación de la vida.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here