Ríos colombianos continúan en riesgo por contaminación con mercurio

El mercurio es una de las principales causas de contaminación de los ríos colombianos y pese a la ley que Colombia creó para trabajar por la reducción del uso de este elemento químico, muchos municipios que se sustentan de la actividad pesquera se siguen viendo afectados por la presencia del metal.

0
302
Foto por: Mongabay Latam

El mercurio es un metal pesado cuyo símbolo químico es Hg, en Colombia ha sido utilizado durante muchos años en la actividad minera artesanal que pese a los cambios drásticos de la modernidad, la violencia y la corrupción se desarrolla hoy en día desde la ilegalidad. Durante el proceso de extracción minera, este elemento químico llega a los ríos de todo el país y por su toxicidad es considerado una de las principales y más graves causas de contaminación.

Entre las consecuencias que ha traído la contaminación de los cuerpos hídricos por mercurio se encuentra la muerte de especies acuáticas como el delfín rosado del Amazonas, la intoxicación humana que se da al consumir pescado que ha sido contaminado y que en gran cantidad puede alcanzar afectaciones neurológicas, alteraciones en el comportamiento, debilidad muscular, entre otros.

Le puede interesar: Avanzan los estudios para identificar metales pesados en el río Atrato

Razones por las que se creó la Ley 1658 de 2013 con el objetivo de proteger y salvaguardar la vida humana y la de los ecosistemas, estableciendo exigencias sobre el uso, importación, producción, comercialización, almacenamiento, disposición final y  liberación del mercurio. Responsabilizando al Ministerio de Minas y Energía; y al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para que con el apoyo del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación – Colciencias se lideren estrategias y medidas de reducción y eliminación del uso de mercurio  en el país.

Así mismo, Colombia se suscribió al Convenio Minamata, un tratado mundial que trabaja para proteger la salud humana y del medio ambiente de los efectos adversos del mercurio y que funciona como un complemento para la Ley 1658 en tanto no solo reconoce que hay una problemática sino que supone un compromiso internacional para garantizar la gestión adecuada de este metal y prevenir los incidentes que genera.

No obstante, los procesos para la reducción del uso de mercurio en el país que prometían avances para julio del 2018 aún no han logrado un buen alcance, pues ríos tan importantes como el Vichada, en Meta; Acand y Quito en Chocó; Caquetá, en Caquetá; Yarí, en Amazonas; Arroyohondo, en Valle del Cauca; Simití, en Santander; Barbacoas, en Nariño  y Puerto Berrío, en Magdalena, siguen registrando presencia del metal, afectando la salud de los municipios que se sustentan de la actividad pesquera y cuya proteína de alimento principal es el pescado.

Por: Karina Porras Niño. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here