Sacerdote, uno solo en diversas modalidades

0
1888

Sacerdote tiene la misión, a ejemplo de Jesús Buen Pastor, de guiar a los fieles, por el camino del bien, hacia la meta final que es el cielo.

 

Por Luis David Parrado Traslaviña

“Todo sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados” (Hebreos 5, 1).  La Iglesia Católica considera el sacerdocio como una vocación (llamada de Dios), y para cumplir con su misión de llevar el Evangelio a todo el mundo, prepara a muchachos que sienten el llamado a ser precisamente sacerdote. Estos muchachos ingresan en un seminario, institución educativa reservada a esta finalidad.

La formación en el seminario tiene una función de discernimiento (toma de decisión) vocacional y de formación académica y pastoral. Sin embargo, existen distintas casas de formación (seminarios), las cuales buscan que el futuro sacerdote, además de buscar la perfección con el Señor, tenga las capacidades de evangelizar en distintos lugares (ciudades, indígenas, universitarios, jóvenes…). Esta diversidad de formación lleva a que la Iglesia, gracias a los sacerdotes que forma, pueda realizar un mejor anuncio del evangelio de Jesús, adaptándolo a nuestra sociedad actual.

Imagen N°1

Seguramente hemos visto varios sacerdotes que nos han llevado a realizarnos varias preguntas: ¿Por qué es tan expresivo? ¿Por qué es tan serio? ¿Por qué se relaciona más fácil con los jóvenes? ¿Por qué visita tanto a los que están en la cárcel? Estas preguntas tienen una sola respuesta: el sacramento que recibe el sacerdote (orden sacerdotal) es el mismo, pero se personaliza en el lugar en donde éste viva su ministerio.

En la Iglesia católica se acostumbra a hablar de dos grandes grupos de sacerdotes, los cuales son:

  • Sacerdote Diocesano

El sacerdote diocesano recibe el sacramento del orden para estar a cargo una de una pequeña porción de la Iglesia (parroquia). Se suele formar en el seminario de una diócesis y está a la entera disposición del obispo diocesano.  El sacerdote diocesano hace una promesa de castidad al recibir el diaconado (lo hacen también los religiosos) y de obediencia a su obispo.

En cuanto a su espiritualidad, cada sacerdote diocesano puede elegir la que más le ayude (Camino neocatecumenal, Opus Dei, entre otras). El sacerdote diocesano puede desempeñar varias funciones a la vez, siendo la más conocida la función de ser párroco.

Imagen N°2

  • Sacerdote Religioso

El sacerdote religioso, además de los compromisos propios del estado sacerdotal, se vincula a una congregación u orden aprobada por la Iglesia a través de los votos de pobreza, castidad y obediencia y el compromiso de vivir según unas Reglas de su instituto.

Viven en comunidad y tienen un superior. Dependen también del obispo en el ejercicio de su apostolado, en la fidelidad a la doctrina de la Iglesia, etc. pero en la vida interna de su comunidad dependen más bien de su superior. El sacerdote religioso participa del carisma de su comunidad o congregación.

El sacerdocio de los religiosos posee a su vez cuatro maneras de ser vivido, los cuales son:

  • Monjes (Órdenes monásticas)

Formado por monjes, los cuales viven y trabajan en el monasterio y recitan un Oficio común (Oficio divino o “liturgia de las horas”). Su vida se conoce como contemplativa.

Algunas órdenes monásticas son:

  • Benedictinos
  • Cartujos
  • Cistercienses

Imagen N°3

  • Canónigos regulares

Formado por canónigos y canonesas regulares quienes recitan en coro el Oficio divino y generalmente tiene a cargo una parroquia.

Algunos canónigos regulares:

  • Orden de la Santa Cruz
  • Agustinianos
  • Premostratenses

Imagen N°4

  • Frailes (Órdenes mendicantes)

Formado por frailes o monjas o hermanas quienes recitan el Oficio divino y tienen participación activa en el apostolado y viven de las limosnas.

Algunas órdenes mendicantes:

  • Franciscanos
  • Agustinos recoletos
  • Dominicos
  • Carmelitas descalzos
  • Capuchinos
  • Pasionistas

Imagen N°5

  • Clérigos regulares

Formado por sacerdotes quienes a la vez son religiosos con votos, tienen un apostolado más activo.

Algunos clérigos regulares:

  • Jesuitas (Apostolado en las universidades)
  • Escolapios (Apostolado en)
  • Camilos (Apostolado en los hospitales)
  • Monfortianos (Apostolado en los lugares de misiones apartados de la civilización)
  • Redentoristas (Apostolado misionero)
  • Claretianos ()
  • Salesianos (Apostolado con los jóvenes)

Imagen N°6

El apóstol san Pablo nos dice que “hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu, diversidad de ministerios, pero un mismo Señor” (1 Corintios 12, 4 – 5). El mejor apoyo que puede recibir un sacerdote es la oración de parte de sus fieles, ya que la vida del sacerdote depende, en gran parte, de la interacción con las personas. ¿Cómo puedo ayudar a un chico que está formándose para ser sacerdote? Esta pequeña frase puede ser de mucha ayuda:

“Señor, danos sacerdotes. Señor, danos muchos sacerdotes. Señor, danos muchos santos sacerdotes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here