¡Señor de los Milagros!, porque te amo…

1
26172

“¡Señor de los Milagros!, porque te amo…”, son las palabras que pronuncian todos los devotos de Jesús Milagroso  en los diversos lugares donde se le rinde culto.

 

Por Juan Sebastián Romero Araque

 

La devoción al Señor de los Milagros de Buga ha ido creciendo admirablemente en los últimos años y de ello surgen muchas preguntas, entre ellas cuál fue el origen de esta devoción y cómo se propagó por los diversos lugares de nuestro país.

La antigua tradición narrada por el Franciscano Fray Francisco  Rodríguez, en una novena publicada en 1819 narra el suceso: “Allá por el año 1580 Buga era un pequeño caserío, en el Valle del Cauca, Colombia. El río de Buga corría en aquel entonces por el sitio donde ahora está el templo del Señor de los Milagros. Al lado izquierdo del río había un ranchito de paja donde vivía una india anciana cuyo oficio era lavar ropa. Esta mujer era muy piadosa y estaba ahorrando y reuniendo dinero para comprarse un Santo Cristo y poder rezarle todos los días. Reunió 70 reales que era lo que necesitaba para comprarlo y traerlo desde Quito”.

La historia continúa narrando que la indiecita se dirigía a dar el dinero al sacerdote para la compra de la imagen; pero, de camino se tropezó con un hombre, padre de familia, que iban a encarcelar por una deuda correspondiente exactamente al mismo valor que ella poseía para la compra de su tan anhelada imagen. Sintiendo compasión de tal escena, la indiecita decidió dejar la compra del Cristo para después y dar el dinero a aquel hombre que en ese momento tanto lo necesitaba.

Días después, la indiecita, que continuaba con su trabajo, vio que del río bajaba un Cristo, el cual a su modo de ver no tenía dueño, pues cuesta arriba del lugar no vivía nadie. La indiecita lo recibió con gran alegría como un regalo de Dios, el cual colocó cuidadosamente en una caja organizándole un altar en su ranchito de paja.

Poco después, la anciana escuchó unos golpes que provenían de la caja, al observar, notó que la imagen había crecido aproximadamente un metro. Llamando al párroco y unos vecinos, constataron el suceso y lo catalogaron como un hecho milagroso. Poco a poco la devoción fue creciendo; pero, la imagen fue tan maltratada por los peregrinos que en 1605 un visitador pide quemar la imagen pues no inspiraba devoción; nuevamente, ocurre un milagro, y el Cristo no se consume por las llamas, sino que empieza a sudar. De allí en adelante la devoción al Cristo Milagroso fue creciendo admirablemente hasta que en el año 1937 el Papa Pio XI le concedió el título de Basílica al templo en que hoy se venera la imagen custodiada por los padres redentoristas.

La fe que allí se expresa es la que se manifiesta en los hechos de los apóstoles: “cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10, 38).

 

Oración al Señor de los Milagros

 

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, he venido a visitarte para alabarte, para bendecirte, para darte gracias por tantos favores como me has concedido.

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido y con los cuales te he crucificado de nuevo en mi corazón; yo te prometo comenzar desde hoy una vida nueva.

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, quiero amarte también presente en cada uno de mis hermanos.

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, he venido a suplicarte como leproso del Evangelio: Señor, si quieres puedes curarme. (Mc 1,40) Cúrame, Señor, de la enfermedad del pecado y de las demás enfermedades que me hacen sufrir.

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, yo me consagro a tu servicio con mi familia, con mis seres queridos, con mis trabajos, mis estudios, mis problemas y mis alegrías.

¡Señor de los Milagros! Porque te amo, yo quiero vivir siempre contigo durante la vida, para vivir siempre contigo en el cielo.

¡Oh María, Madre la que desata los nudos! Presenta tú misma esta consagración a tu divino hijo.

Amén.

 

Fuentes:

http://milagrosodebuga.org/index.php

https://www.ewtn.com/spanish/Saints/Se%C3%B1or_de_los_milagros_de_buga.htm

http://caballerosdelavirgen.org/articulo/la-devocion-al-senor-de-los-milagros

 

 

1 Comentario

  1. Señor de los Milagros, me consagro como devoto de ti y tu santa imagen. Gracias señor de los Milagros por las bendiciones recibidas y las por recibir. Amen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here