Silo líquido, un aliado en la dieta alimenticia de bovinos

El objetivo de esta suplementación es llenar de comida a los animales de producción que tengamos en la finca, además de ser un alimento rico en carbohidratos y almidones que aportan importantes niveles de energía a los bovinos.

0
459
Foto por: http://bit.ly/2IkAP7K

La escasez de oferta forrajera en tiempos de crisis, a causa de las temporadas ambientales, se ha convertido en un problema para los ganaderos de San Vicente del Caguán, ya que la base de la alimentación en el territorio es la alimentación en praderas.

La Ciudadela Juvenil Amazónica Don Bosco ha permitido el espacio para que, estudiantes inquietos realicen investigación sobre el tema y generen algunas alternativas que contrarresten estas adversidades y tengan un beneficio en los productores.

En algunas temporadas del año, es claro ver el desperdicio de frutas en arboles abandonados o que no tienen un fin de recolección, que de una u otra forma genera contaminación por microorganismos patógenos a las demás plantaciones cuando estos están en descomposición, de allí nace la idea de realizar un producto alternativo para alimentación animal con frutos de desecho en el municipio de San Vicente del Caguán.

Le puede interesar: Cuatro cervezas artesanales que son símbolo del campo colombiano

El objetivo de esta suplementación es llenar de comida a los animales de producción que tengamos en la finca, además de ser un alimento rico en carbohidratos y almidones que aportan importantes niveles de energía, necesarios en el proceso de desdoblar proteínas en el organismo del animal, y aumentando los niveles productivos de leche, que mejora de cierta manera el ingreso económico al productor.

La realización del producto orgánico cuenta con algunos componentes de fácil accesibilidad y que están al alcance de los campesinos ganaderos, que permiten la conservación y el óptimo desempeño del mismo en la adición en la dieta alimentaria, los cuales son: Fruta (cualquier especie que se de en la región en abundancia), melaza, agua, aceite y recipiente de almacenamiento.

Lo primero que debemos hacer es la recolección de frutas (la mayor cantidad posible), cortarla en partes mayores a 2 cm, depositarla en un recipiente que permita la conservación del producto, agregar agua con melaza, en la medida que se genere una disolución homogénea y por ultimo agregar aceite sobre la fruta y el agua-melaza, este último paso es importante para evitar el contacto de bacterias y organismos del medio ambiente y se genere un ambiente de descomposición.

Se debe esperar como mínimo 21 días para que el producto pueda ser adicionado a la dieta de los bovinos, con el fin de que la fermentación sea exitosa, este proceso se debe hacer con un tiempo de acostumbramiento para que el animal se adapte al nuevo alimento, suministrando en pocas cantidades y llegando hasta 5 kg por animal/día. Los resultados son excelentes si se realiza los procedimientos en buena forma y la conservación ha tenido su proceso adecuado.

Es importante aprovechar recursos que nos ofrece el mismo medio en el que nos encontramos, para suministrar alimento a los animales, ya que al ser comparados económicamente con un concentrado convencional, la diferencia va ser notoria, y en cuestión de producción se verán resultados convincentes, que facilitan mejores resultados en cuanto a inversiones y ganancias contribuyendo en la realización de acciones productivas pero favoreciendo el cuidado por el medio ambiente.

Foto por: Iván Andrés Guzmán Bustos. Estudiante Ciudadela Juvenil Amazónica Don Bosco.

Por:  Iván Andrés Guzmán Bustos. Estudiante Ciudadela Juvenil Amazónica Don Bosco.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here