Talleres de confección fomentan el empoderamiento de la mujer indígena

Los talleres en los cuales se contempla enseñar la hechura de tapabocas, faldas, vestidos y camisas, son un espacio comunitario en el que las mujeres a través de la confección se motivan a soñar como colectivo mientras le dan rienda suelta a la imaginación.

0
215
Foto por: https://cutt.ly/7f20MRZ

La Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Orinoquía, desarrolla talleres de confección en los que se capacita a 230 mujeres en la realización de prendas de vestir y accesorios con trazados y simbología propios de la identidad de su comunidad indígena Betoy, en el municipio de Tame (Arauca).

Esta iniciativa surge en el ámbito del acuerdo firmado entre la UNAL Sede Orinoquía y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en Colombia, y según Ana María Romero, profesional de Extensión de la UNAL Sede Orinoquia y coordinadora del proyecto, a nivel local la iniciativa nació del proyecto “Sistemas de autoabastecimiento como estrategias que permitan una recuperación temprana y el fortalecimiento de los medios de vida en las comunidades indígenas de la etnia Betoy, Sikuani y Saliba”.

Le puede interesar: Carta del Campo: Construyamos amistad, esta es una invitación de amigos

En cuanto al desarrollo de los talleres, actualmente hay instaladas 39 máquinas de coser en espacios adecuados para las capacitaciones de cada resguardo y se hace entrega de telas, cremalleras, botones, hilos y demás insumos necesarios para llevar a cabo de manera exitosa y fluida la enseñanza.

Por consiguiente, se piensa que los productos que surjan de los talleres, inicialmente sean distribuidos entre la comunidad, pero se están adelantando gestiones ante la Alcaldía de Tame para recibir apoyo destinado a generar espacios de comercialización y participación, motivando cada vez más a las mujeres a soñar como colectivo.

De igual modo, no solo se espera que la mujer indígena contribuya a reconocer las tradiciones culturales y la economía solidaria de las comunidades en torno a su colectividad, sino que también en el proceso, se empodere y apropie conocimientos, fomentando así la autosuficiencia económica.

Por otra parte, el proyecto también permite el desarrollo de talleres musicales y de pintura, enfocados a motivar el rescate de la cultura y las tradiciones, con los 60 niños de las comunidades, quienes desde el inicio de la pandemia no han podido retomar sus clases bajo ninguna modalidad.

Por: Isabella Durán. Periodista.

Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here