UBA, el exfoliante natural a base de frutas desechadas

Estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia crean un novedoso exfoliante con las frutas que se desperdician en las plazas de mercado, lo que permitirá dar otro uso a estos alimentos.

0
423
Foto por: Salpimienta.

La iniciativa de los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia fue la creación del producto UBA, un exfoliante cuya materia prima son las frutas que representan desperdicio en las diferentes plazas de mercado. Muchas veces estas resultan magulladas y no representan ser un producto apetecible para el consumidor, esto a su vez obliga a que sean arrojadas a la basura.

Lo que impulsó la realización de esta idea de negocio fueron las cifras que aumentan día a día; en cuanto al desperdicio de frutas. En el país se desperdician 6,1 millones de toneladas de frutas y vegetales 58%, que dan a dar al bote de basura. Los estudiantes observaron el gran potencial de las mismas al transformarlas en una crema exfoliante sostenible.

Le puede interesar: Mejorar las dietas reduciendo la pérdida y el desperdicio de alimentos: FAO

Los estudiantes creadores de este novedoso producto: Laura Ortiz, Andrés Rosas y Alejandra Vergara, de Ingeniería Química, Alexandra Ramírez de Ingeniería Mecánica, y Jimmy Pulido y Sebastián Chávez de Ingeniería de Sistemas, buscan contribuir a que las cifras de desperdicio de alimentos se reduzcan.

El producto

Las frutas más utilizadas en su realización debido a sus compuestos y beneficios naturales en UBA son: maracuyá, curuba, guayaba, mora y cereza, se combinaron con ingredientes naturales y sostenibles como aceites de almendras, de coco, de uva y de jojoba, además de alcoholes etílicos, como un emulsificante de origen renovable.

Con este producto, la estudiante Laura Ortiz ya se había hecho merecedora de un reconocimiento en 2017, en el Primer Concurso Nacional Universitario de Productos Cosméticos Naturales, organizado por la Asociación Colombiana de Ingeniería Química, donde UBA obtuvo el primer puesto.

“Teníamos la formulación base y quisimos modificarle algunos aceites y extractos que nos dieran las propiedades deseadas para nuestro consumidor. Para eso hicimos una amplia investigación en literatura científica, libros de cosmética y consultas a expertos en el tema, egresados de la Universidad”, asegura Laura Ortiz.

UBA reduce el uso de plásticos como los que componen los exfoliantes comunes, cuyas microesferas –que pueden ser entre 130.000 y 2,8 millones en un envase de 15 ml– terminan contaminando los océanos.

“Lo que planteamos es una crema exfoliante natural, sin parabenos ni conservantes, que aproveche los residuos de estas frutas y sus semillas en el exfoliante y que su empaque genere menor impacto ambiental”. Actualmente venden el exfoliante al por mayor a un spa, y están trabajando para conseguir el registro del producto ante el Invima.

Por: Jessica Beltrán. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here