Un proyecto de reforestación busca restaurar el clima en Camboya

La tala ilegal de los bosques de Camboya ha alterado drásticamente las precipitaciones regionales y ha diezmado el suministro de agua. Un importante proyecto de reforestación ha plantado miles de árboles que están restaurando el clima local.

0
159
Foto: EFEverde

Durante el siglo XII, la gente visitaba la montaña de Kulen en Camboya, un lugar sagrado asociado con la fertilidad, para cortar enormes trozos de piedra que luego tenían que ser arrastrados por elefantes.

La región fue convertida en un área protegida, pero en las últimas décadas muchas personas han vuelto para cortar los árboles del bosque y venderlos como madera de lujo o carbón vegetal en ciudades lejanas.

La tala ilegal en el parque nacional ha dejado vastas parcelas de bosque devastadas. Y a medida que la cubierta de árboles se ha encogido, las personas que viven en la cima de la montaña han observado cómo las nubes que solían juntarse sobre el bosque han disminuido o desaparecido por completo.

“Los grandes árboles que solían estar aquí atraían la lluvia. Cuando se fueron, descubrimos que no teníamos agua y nuestra zona se estaba secando”, dijo Yuth Thy. Con financiamiento del Fondo de Adaptación, ONU Medio Ambiente ha ayudado al gobierno de Camboya y sus aliados a establecer un vivero y proporcionar materiales para cultivar árboles en Kulen.

Desde que comenzó el proyecto en 2014, Thy, una mujer de 46 años, atiende las plántulas todos los días con la esperanza de detener o revertir los efectos del aumento de las temperaturas y las lluvias erráticas.

“Cuando era niña, llovía mucho y hasta había granizo y hacía frío. Recuerdo haber visto vapor saliendo de mi boca cuando hablaba. Ahora hay menos lluvia y nunca hace frío”, dijo.

Las personas que viven alrededor de una de las áreas protegidas por la comunidad fabrican palillos y techos con hojas como parte de un proyecto apoyado por ONU Medio Ambiente para ayudar a las personas a construir medios de vida alternativos y disminuir la tala.

Hasta ahora, el proyecto ha ayudado a la comunidad de alrededor de 300 personas en Chuop Tasok a cultivar 100.000 plántulas. También ha donado árboles jóvenes, y apoyado a grupos en la plantación de más de 250.000 árboles y en la protección de 306 hectáreas de bosques de los madereros ilegales.

“Cuando comenzamos a plantar, todos ayudan”, relató Thuch Ron, quien dirige el área protegida por la comunidad de Chuop Tasok. “He visto cómo cuando este vivero produce plántulas y restaura la cubierta forestal, tenemos más lluvia y una mejor cosecha de arroz”, explicó.

Anteriormente, cuando las cosechas de arroz fracasaban debido a la sequía, las personas tenían que vender sus animales o posesiones para comprar alimentos.

El proyecto ha aliviado la dependencia de la lluvia en la agricultura y ha diversificado la dieta local al ofrecer capacitación a hogares y escuelas para crear huertos familiares. También ha contribuido a la construcción de pozos que garantizan el riego durante todo el año, y ha proporcionado pollos y corrales para criarlos.

Los habitantes ahora también tienen un suministro garantizado de agua dulce de un pequeño embalse excavado en los manantiales arriba en la montaña, a pocos kilómetros. “Antes de que tuviéramos este estanque, llevaba mucho tiempo recoger el agua para llevarla al pueblo, y en la estación seca era muy difícil conseguir tan solo un poco”, dijo Chong Pring, un joven de 25 años residente de la aldea de Kla Khmoum.

“Ahora, [el agua] se captura aquí y va directamente a nuestras casas en tuberías, y podemos usarla fácilmente y tener algo para regar nuestros jardines”, dijo. Otro beneficio del aumento de la cubierta forestal es la abundancia de miel silvestre que las personas recolectan y venden montaña abajo (una hora en moto) a los turistas y lugareños.

Pero la mayor alegría y alivio para la gente de Kulen ha sido ver las lluvias regresar. “Antes de 2014, la lluvia era muy escasa, pero ahora es mejor, especialmente este año”, dijo Ron.

La gente ya no debe ir al bosque para alimentarse cuando los cultivos fallan. Los signos de mejora en los ingresos y la salud son visibles en la aldea de 65 hogares, donde 54 familias tienen huertos caseros, 25 pollos y senderos rodeados de árboles que brotan aguacates, frutos secos y mangos.

La comunidad comenzó a compartir las plántulas con otra aldea de la zona que ha visto el éxito de la reforestación en el área protegida y estableció su propio vivero de árboles para cultivar plántulas de especies raras y restaurar otras áreas devastadas.

Un hombre trabaja en el jardín de su casa alrededor de un área protegida donde ONU Medio Ambiente y sus aliados ayudan a las personas a construir medios de vida alternativos y a depender menos de la agricultura de secano.

En la escuela local, los niños están aprendiendo sobre cambio climático y la importancia de mantener la cubierta forestal. Thy ya le ha enseñado a su hija a producir plántulas. “Le digo que necesita cuidar los árboles y que ellos la cuidarán, por ejemplo, proporcionándole materiales para construir una casa. Y le digo que cuando proteges los árboles y el bosque, ellos traen la lluvia y enfrían el clima, dijo.

Thy es uno de los diez miembros de la comunidad elegidos para cuidar el vivero de árboles. Le pagan alrededor de US$ 7.50 al mes por hacerlo. Algunos días pasa hasta cuatro horas desmalezando, regando y cuidando las plántulas.

“Estoy comprometida con este trabajo porque quiero que la próxima generación tenga árboles, y algunas especies ya han desaparecido”, explicó. Ron está muy complacido con la capacitación que él y su equipo recibieron para producir plántulas y ahora está inspirando a otras aldeas y generaciones a restaurar la grandeza de su zona.

“Me enorgullece haber instalado esta guardería en Camboya, en la cima de la montaña. Y estoy orgulloso de haber traído la lluvia de vuelta”, dijo.

Fuente: ONU Medio Ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here