Vino de miel de abejas, bebida trascendental en la historia

El vino de miel es una bebida que aún desconocen muchas personas en Colombia y en el mundo. Se trata de una bebida alcohólica que no pierde las propiedades de la miel de abejas, sino que las vuelve más eficientes en el cuerpo humano.

0
3092
Foto: Artesana.es

La miel es un alimento que siempre ha estado en la vida de los colombianos, es usado como un endulzante natural y alivia los síntomas de diferentes enfermedades, principalmente de las respiratorias. Por otro lado, es un elemento rico en propiedades para el tratamiento de la piel por lo cual muchos productos de belleza tienen a la miel de abejas como base.

La miel se reconoce por su textura, color y desde luego su sabor que da esa sensación caliente en la garganta cuando se prueba; son precisamente estos criterios los que se deben tener en cuenta al momento de adquirir este néctar, ya que muchos productos suelen decir que se trata de miel de abejas 100% natural, pero realmente son más otros tipo de compuestos que miel.

Le puede interesar: Cerveza artesanal La Roja del Tolima a su paladar

Para mucho escuchar sobre vino de miel de abejas resulta extraño; aun así, es un bebida alcohólica que tiene una trascendencia histórica impresionante, ya que al hablar de este vino es necesario remontarse a la cultura Maya quienes se conciben como los creadores de esta inventiva e incluso algunos historiadores la remiten a los vikingos.

Por otro lado, el historiador y periodista francés Maguelonne Toussaint-Samat, y el químico especializado en arqueología Patrick McGovern aseguran que esta bebida es mucho más antigua que la cerveza artesanal; debido a los descubrimientos de ácido glucónico y cera de abejas junto a restos de fermentación de bebidas ancestrales en Norteamérica. 

Este vino solo es miel fermentada con agua que con el tiempo y los microorganismos correspondientes se llega a obtener una bebida agradable en sabor que conserva las propiedades originales de la miel de abejas. Algunos países realizan una combinación de diferentes elementos como hierbas, frutos secos, cortezas, entre otros.

En el caso de Colombia, en San Mateo, Boyacá apicultores trabajaron en una combinación entre mielato del árbol de roble que posee también propiedades medicinales con la miel de abejas dando como resultado un rico vino en propiedades de tonalidad oscura. En otras regiones, se usa anís o frutos rojos para avivar su sabor.

El proceso de fermentación se conoce como hidromiel y gracias a este sus propiedades se vuelven más eficaces. Los azúcares resultantes del proceso son de excelente calidad, además proveen una reserva de energía rápida; ayuda a la absorción de calcio y magnesio, y es rico en vitaminas A, B y C. Gracias a la fermentación se alivia en menor tiempo las inflamaciones de la garganta; también es necesario resaltar que su consumo debe ser medido por la responsabilidad al tratarse de una bebida alcohólica.

La Universidad Nacional en el 2013 comenzó a trabajar en productos distintos a partir de la fermentación de la miel en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos, al considerar que la creación de innovadores productos desde el marco artesanal pueden apoyar la economía de los apicultores.

Para concluir, es primordial mencionar que gracias a las abejas se produce el 75% de los alimentos en nuestro país, es decir, que sin ellas estaríamos en estado de hambruna. Por esto mismo, deben ser protegidas de plaguicidas y en el caso de la apicultura realizar procesos que no rompan con sus condiciones naturales.

Por: Daimer Fernando Losada Bermeo. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here